Cadena de valor de la caña de azúcar orgánica y su relación con la seguridad alimentaria. Caso de los productores socios de la Cooperativa Manduvirá

Investigación sobre Caña de Azúcar Orgánica fue presentada en congreso internacional

 

La Sociedad Brasileña de Economía, Administración y Sociología Rural (SOBER) realizó, en el mes de julio, el 56º Congreso Nacional teniendo como tema central el proceso de transformaciones en curso en el mundo rural y los impactos en los rumbos del desarrollo rural brasileño, en la misma la Prof. Ing. Agr. Estela Cabello presentó resultados del proyecto “Cadena de valor de la caña de azúcar orgánica y su relación con la seguridad alimentaria. Caso de los productores socios de la Cooperativa Manduvirá”.

EL objetivo del congreso fue debatir temas relativos a la investigación, la innovación y la extensión rural, así como sus mecanismos de financiación, tanto público como privado. Además, los temas del cambio climático, de la inclusión social y los límites de la sostenibilidad relativos al modelo agropecuario del país fueron en el centro de las preocupaciones. Por último, se discutieron cuestiones relativas a la coyuntura económica y política del país, así como aspectos estructurales específicos de la estructura productiva.

La presente investigación tuvo como objetivo general, analizar la producción de caña de azúcar orgánica y su relación con la seguridad alimentaria en la agricultura familiar campesina paraguaya. Los resultados indican que la caña de azúcar es uno de los rubros de mayor importancia en la agricultura nacional, es industrializada y genera una intensa ocupación de mano de obra directa e indirecta en las zonas de producción y ejerce una importante influencia sobre los estratos de poblaciones menos favorecidas en áreas de su influencia. La industria alcoholera-azucarera integra, en una cadena productiva de amplia repercusión socioeconómica, a los productores primarios, los productores de miel y a la producción industrial.

La participación de Paraguay permitió, intercambiar y fomentar las redes de colaboración entre universidades y centros de investigación de la región.

Fuente: CONACYT