Son aquellos productos obtenidos de la agricultura orgánica, sin la utilización de productos químicos, utilizando métodos naturales que conservan y protegen el ambiente.

La agricultura orgánica está basada en normas de producción que no perjudican el ambiente (no uso de agroquímicos, no quema, no deforestación, no utilización de transgénicos – OGMs, entre otros).

De acuerdo a la definición propuesta por la Comisión del Codex Alimentarius (FAO), la agricultura orgánica “es un sistema global de gestión de la producción que fomenta y realza la salud de los agro-ecosistemas, inclusive la diversidad biológica, los ciclos biológicos y la actividad biológica del suelo. Esto se consigue aplicando, siempre que es posible, métodos agronómicos, biológicos y mecánicos, en contraposición a la utilización de materiales sintéticos, para desempeñar cualquier función específica dentro del sistema”

Otra definición, la aporta IFOAM (Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica), que define como agricultura orgánica a “todos los sistemas agrícolas que promueven la producción sana y segura de alimentos y fibras textiles desde el punto de vista ambiental, social y económico. Estos sistemas parten de la fertilidad del suelo como base para una buena producción. Respetando las exigencias y capacidades naturales de las plantas, los animales y el paisaje, busca optimizar la calidad de la agricultura y el medio ambiente en todos sus aspectos. La agricultura orgánica reduce considerablemente las necesidades de aportes externos al no utilizar abonos químicos ni plaguicidas u otros productos de síntesis. En su lugar permite que sean las poderosas leyes de la naturaleza las que incrementen tanto los rendimientos como la resistencia de los cultivos”. *

La certificación de tercera parte es la que garantiza que la producción sea orgánica. Estas etiquetas orgánicas certifican que un producto ha sido elaborado siguiendo las prácticas apropiadas, son un aval de la calidad ambiental de los productos orgánicos que se creo con fines de comercialización y son promovidos por empresas privadas.

Lo que diferencia a la agricultura orgánica es que, está reglamentada en virtud de diferentes leyes y programas de certificación; que establecen normas generales de producción, restringen y prohíben la mayor parte de los insumos sintéticos, tanto para fertilizar, como para controlar plagas y enfermedades. Sus normas incluyen, un adecuado manejo del suelo con vistas a mantener y mejorar su fertilidad y estructura.

Existen distintos tipos y niveles de Leyes y reglamentaciones para la producción y procesamiento de productos orgánicos. Entre las más conocidas o divulgadas están: el Reglamento nº 2092/91 de la Comunidad Europea, la NOP (National Organic Programme) para los Estados Unidos, Normas Agrícolas Japonesas (JAS) para el Japón; además cada país tiene sus propias Leyes y reglamentaciones que fueron elaboradas basándose en las normas establecidos por IFOAM y el Codex Alimentarius. Cada agencia certificadora puede escoger si trabaja con esas normas generales, o diseña sus propias normas.

Fuentes: http://www.litoraldechile.com/?a=10808
http://www.fao.org/organicag/?lang=es
http://www.ifoam.org/

Son llamados productos Agroecológicos, aquellos que se producen basándose y respetando los principios de la agricultura ecológica o agroecología. Los cuales generalmente no utilizan certificación para garantizar la calidad de los mismos; o si utilizan ciertos sistemas de garantías son participativos y de bajo costo.



“ La Agroecología es una agricultura ambientalmente sana, diversificada y que rompe el monocultivo para que así no dependa de insumos agrotóxicos externos que son caros y ecológicamente peligrosos. Pero este tipo de agricultura también busca la viabilidad económica y la justicia social. Por esta razón, la agroecología debe complementarse con políticas agrarias que busquen la seguridad alimentaria, la conservación de los recursos naturales y la eliminación de la pobreza rural; lo que nosotros denominamos una agricultura sustentable.


Según el Prof. Dr. Miguel Angel Altieri “La agroecología provee el conocimiento y la metodología necesaria para desarrollar una agricultura que sea, por un lado, ambientalmente adecuada y, por el otro lado, altamente productiva, socialmente equitativa y económicamente viable. A través de la aplicación de los principios agroecológicos, el desafío básico de la agricultura sustentable de hacer un mejor uso de los recursos internos puede ser fácilmente alcanzado, minimizando el uso de insumos externos y preferentemente generando los recursos internos más eficientemente, a través de las estrategias de diversificación que aumenten los sinergismos entre los componentes clave del Agroecosistema”.


“La agroecología ofrece más ventajas que la Revolución Verde y los métodos biotecnológicos. Entre las características promisorias de las técnicas agroecológicas esta el hecho que:
• Se basan en el conocimiento indígena y la racionalidad campesina
• Son económicamente viables, accesibles y basadas en los recursos locales
• Son sanas para el medio ambiente, sensibles desde el punto de vista social y cultural
• Evitan el riesgo y se adaptan a las condiciones del agricultor
• Mejoran la estabilidad y la productividad total de la finca y no sólo de cultivos particulares”

La producción ecológica significa no solamente dejar de usar productos químicos (venenos, fertilizantes químicos, abonos foliares, hormonas y antibióticos sintéticos), sino también poner en práctica todas las técnicas agroecológicas recomendadas: la finca como un sistema ecológico integral, dónde todo puede utilizarse y re-utilizarse. Evitar contaminar el ecosistema con fertilizantes y venenos químicos, hormonas, antibióticos, quemas, echar árboles-deforestación, etc. Utilizar en los sistemas de producción animal y de plantas el manejo preventivo de las plagas y enfermedades, mediante una apropiada nutrición del suelo y del animal, y empleo de preparados naturales Diversificar biológicamente, esto es la biodiversidad, para que en su conjunto establezcan un equilibrio natural en la finca y en la comunidad Permitir al ganado las condiciones de vida que permitan el desarrollo normal de su comportamiento natural.

La Agroecología es un sistema rural de desarrollo sostenible integral, en el cual el ser humano es una parte de él. A partir de lo económico-productivo se establecen conexiones con los demás factores que interactúan en un entorno determinado, como en lo social, cultural, político y ambiental, que permite establecer relaciones armónicas entre los seres humanos, y de éstos con su entorno.

La agroecología está basada en principios sociales, culturales, ambientales, políticos y económicos:

o En lo social y cultural busca la equidad entre etnias y generaciones, con la perspectiva de lograr iguales oportunidades para todos los miembros de la sociedad rural. Se promueve la formación técnica, las oportunidades de mercado, el reconocimiento a la dignidad del ser humano, la recuperación de valores. Preserva la integridad cultural y espiritual de la sociedad y las relaciones equitativas entre mujeres y hombres.

o En lo ambiental se mantiene la calidad de los agentes naturales, como el suelo, el agua, la vegetación, la calidad de los ecosistemas, la vida de los seres humanos, el respeto a los procesos biológicos, el aprovechamiento de la biomasa, evitando la contaminación.

o En lo político promueve la articulación con los diferentes sectores, el protagonismo activo, la participación, la conciencia y la responsabilidad ciudadana, la democracia real y la reorientación del funcionamiento de las instituciones. También abarca el compromiso individual de las personas, la proposición y ejecución para llegar a la solución.

o En lo económico la búsqueda de la autonomía de los pequeños productores frente a los insumos externos y de un rendimiento sostenible de las tierras agrícolas con la consiguiente viabilidad y sostenibilidad en el tiempo, teniendo una comercialización justa y equitativa en los ingresos provenientes de las ventas.

La Agroecología busca una verdadera convivencia armónica con la naturaleza, donde se necesita: reflexionar, consolidar una idea y difundir para no tener esa ruptura con la naturaleza. Este sistema de producción es una alternativa más en busca de una propuesta del desarrollo sustentable.

Fuente http://www.agroeco.org/doc/miguel/

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *